¿Cómo se cuida el cabello, se minimizan los efectos invernales y se previene el daño?

  • Hidrata el cabello y el cuero cabelludo con aceite capilar. Durante los meses más fríos, la calefacción interior tiende a eliminar considerablemente la humedad y por tanto, secar el cabello, dejando en ocasiones el cuero cabelludo seco y escamoso. Utiliza un acondicionador sin enjuague o un aceite capilar a tu rutina de cudado del cabello en invierno para combatir eficazmente la sequedad. Aplica unas gotas de un aceite capilar nutritivo e las puntas todos los días para ayudar a reponer tu cabello durante el invierno conla hidratación que necesita, evitando que se rompa y dejándolo suave y brillante. En Pelushop  disponemos de aceites capilares de aceite de argán y aceite de jojoba.
  • Combate el cabello estático. Una señal clave de que tu cabello está sufriendo de sequedad invernal son las finas hebras de cabello que se levantan de la cabeza. Para evitar el cabello estático es importante llear una toca de ropa antiestática, que al deslizarla suavemente por el cabello se suaviza. Por otro lado, es mejor combatir desde la raíz del problema acondicionando el cabello regularmente y bloqueando la humedad.
  • Evitar los lavados frecuentes del cabello. El lavado excesivo del cabello lo despojará de sus aceites naturales vitales que mantienen el cabello hidratado y protegido.
  • Secar el pelo. Exponer el cabello húmedo a temperaturas frías puede congelarlo, haciéndolo más propenso a la rotura.
  • Evitar el peinado con calor. El peinado con calor es uno de los principales culpables del cabello seco y dañado. Cuado el cabello se encuentra en un estado frágil durante los meses más fríos, el peinado con calor simplemente aumenta elproblema, ya que absorbe la humedad del pelo. 
  • Tratamiento nocturno. Es importante evitar productos que contengan silicona, sulfato y alcohol. Usar máscaras acondicionadoras siempre va a ayudar a mejorar el estado del cabello.

Si tu cabello se expone a las condiciones climáticas bastante a menudo, por lo que únicamente debemos prestarle especial atención manteniéndolo nutrido, protegido e hidratado.