Motivos de la caída del pelo en otoño

El pelo ha sufrido la época estival, los efectos negativos del sol, el cloro de las piscinas, la sal del mar, etc nos deja el pelo más áspero de lo habitual, lo que nos produce una sequedad y deshidratación y tiende a caerse más.

En otoño las temperaturas bajan, aumenta la humedad y el viento y oscurece antes, lo que incide en la naturaleza de nuestro cabello.

Uno de los factores importantes de ésta etapa es la regeneración capilar. El crecimiento del pelo tiene varias fases y es en otoño cuando muere y empieza a caerse, apareciendo otro nuevo.

 

 

Cuidados especiales para el otoño

  • Máxima hidratación: Aplicar una mascarilla una vez por semana. Además podemos nutrirlo para aportarle más brillo empleando aceites capilares.
  • Intentar mantener una dieta equilibrada ayuda al cuidado del cabello.
  • Las planchas y los secadores resecan y obstruyen los folículos pilosos, por lo que se deben utilizar protegiendo tu pelo del calor usando por ejemplo, protectores del calor.
  • Los peinados muy apretados como las trenzas, recogidos o coletas no deben estar muy tirantes ya que eso produce la debilitación del cabello.
  • El cambio de clima, la lluvia y el ambiente húmedo hacen que el pelo esté más encrespado. Por ello, disponemos de la gama de liso keratina, muy recomendable para pelos rebeldes.
  • Los masajes capilares activan la circulación, acelerando su crecimiento. Es aconsejable utilizar el tratamiento nutritivo para el pelo seco y dañado.

 

Enemigos del cabello

Los problemas, los cambios hormonales, el estrés y una mala alimentación pueden ser unos de los aliados perfectos para la caída del cabello.

Por otro lado, el abuso de tintes con ingredientes agresivos pueden hacer que el pelo se debilite y acabe cayendo, junto con el uso abusivo de secadores y planchas.